top of page

Errores que cometes al inventar una contraseña



Un estudio de este año recogía que el 90% de los internautas teme que sus contraseñas sean pirateadas, sin embargo, un 51% de las personas asegura usar las mismas contraseñas para sus cuentas personales y del trabajo. Esta tendencia de los usuarios para supuestamente proteger sus cuentas es un error.


Hay gente que tiene la misma contraseña en la página del supermercado para hacer la compra en Internet, en el banco, en la página de juegos, en las redes sociales... y eso es lo preocupante. No es solo un problema que alguien adivine esa contraseña en una cuenta de Facebook, sino que el ciberdelincuente va a probar la misma clave en otras redes sociales y, por lo tanto, va a conseguir las credenciales de otros sitios. Basta con que el ciberdelincuente asocie esa contraseña a tu persona y la pruebe en todos los sitios.


En cambio, si un usuario utiliza distintas claves para sus distintas cuentas. El ataque queda limitado al sitio en el que se lo han robado. De este modo, si el ciberdelincuente consigue las credenciales del Facebook de alguien, no podrá acceder a otras redes sociales o páginas web en las que la víctima esté suscrita.


Aunque esa medida es la que se considera "más urgente" que los usuarios tengan en cuenta, también es aconsejable cambiarla de vez en cuando para que, si alguien la roba, deje de tener acceso a una cuenta.


Además, existen 23 millones de titulares de cuentas que siguen empleando como contraseña '123456'. Estas claves no son seguras y, tal y como recomiendan muchas redes sociales actualmente, deberían usarse contraseñas que contengan mayúsculas, minúsculas, números y símbolos.


Existen aplicaciones de gestión de contraseñas tanto para el móvil como para el ordenador que cuestan entre 2 y 3 euros al año, pero que son seguras. Estas apps "inventan las contraseñas y luego las van recordando en los navegadores".


0 views0 comments

Comments


bottom of page